Ir al contenido

La formación como clave para una sociedad mejor

Uno de los temas que más me apasionan es la importancia de la formación en la empresa y en la sociedad.

Cada vez son más los estudios que dejan clara la relevancia de unos buenos estudios y de una buena capacitación, para desarrollar un mejor desempeño del trabajo que redunde en una mejora del calidad del producto o servicio ofrecido y, por lo tanto, en una mejora de la sociedad en su conjunto.

Ya he hablado en este blog sobre la necesidad de que nuestra empresa sea un ejemplo, a pequeña escala, del mundo que queremos. Porque aunque no está en nuestras manos cambiar el mundo entero, la mejor forma que tenemos de aportar a ello es reproducir en nuestra propia vida el ideal que pretendemos en nuestro trabajo, en nuestra familia, con nuestros amigos. En la vida en general, en definitiva.

Hace días, la ONG Plan International y la Fundación PwC daban a conocer el estudio Mujeres jóvenes ante el empleo. Girls get equal job, que subraya la necesidad de dar una adecuada capacitación digital a niñas y jóvenes para que cuando sean mujeres en edad laboral pueda tener una adecuada inserción al mercado laboral.

Esto es así, indudablemente, en una sociedad occidental que aún tiene que avanzar mucho en igualdad de oportunidades para hombres y mujeres en el terreno laboral, aunque en ese sentido estemos en España mucho más desarrollados que otros países.

Sin embargo, la necesidad de recibir una adecuada formación excede la cuestión de la igualdad, para convertirse en un requisito indispensable para todos, incluidos los varones.

Precisamente de esto habla el informe Young Children (0-8) and Digital Technology, un estudio coordinado por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (conocido por sus siglas en inglés, JRC, por Joint Research Centre), que se ha centrado en la importancia de la escuela y del entorno familiar.

Los autores de dicho estudio hacen hincapié en que escuelas y profesores deben abordar la alfabetización digital de los niños tan pronto como sea posible, en un contexto en el cual el uso de las tecnologías digitales se ha disparado a edades cada vez más tempranas, y se cuestiona su impacto en la infancia, la educación, el aprendizaje y la seguridad.

Capacitación permanente

El desarrollo que tendrá el mercado laboral en el futuro necesita que las personas se esté capacitando permanentemente, ya que es un hecho de que los «trabajos para toda la vida» de los que gozaban generaciones anteriores ya no son (ni serán) la tónica general.

Esto lo saben muy bien, por ejemplo, en el pujantes sectores españoles de la hotelería y la hostelería.

El sector hotelero, que está creciendo enormemente y se está internacionalizando cada vez más, como lo demuestran las últimas noticias de expansiones de las cadenas, está advirtiendo sobre la necesidad de que sus trabajadores tengan una mejor cualificación.

Lo dice el informe Estudio sobre el Empleo 2018 del sector turístico español de la patronal turística Exceltur, que advierte contra la falta de formación.

También el Anuario para la Restauración de la patronal Marcas de Restauración, elaborado por las consultoras KPMG y NPD, señala la necesidad de mayor cualificación de su personal.

Todos estudios citados, cuya lectura recomiendo, llevados a cabo por importantes firmas y organizaciones de todo el mundo, no hacen más que reafirmar la necesidad de formación para una mejor sociedad.

Share

Publicado elEstrategiaÉtica y EmpresaPersonasSociedadTransformación