CONSTRUIR UNA ORGANIZACIÓN EMOCIONALMENTE INTELIGENTE

A nivel individual, una de las capacidades básicas del liderazgo es la Inteligencia Emocional. Sin embargo, el estrés, la falta de consciencia, la presión por lograr los objetivos o la ansiedad muchas veces nos llevan a no actuar de manera emocionalmente inteligente……y a no lograr nuestros objetivos o a hacerlo a un precio enorme. A nivel corporativo, pasa igual. Las organizaciones emocionalmente inteligentes, tienen también muchas más probabilidades de liderazgo, aunque las prisas, los objetivos equivocados, y otros factores hagan que muchas veces no logren llegar a su mejor versión. Organización Emocionalmente InteligenteLa empresas y las emociones: redes de energía Hoy en día sabemos que las empresas son como redes de electricidad por donde fluyen las emociones, que se contagian de unas personas a otras gracias a las llamadas neuronas espejo. Como señala Sigal Barsade, el contagio emocional existe, y puede ser positivo o negativo.

Beneficios para el líder y para la organización

La inteligencia emocional ayuda al líder a gestionar mejor sus problemas y emociones y, por tanto, a tener un mayor bienestar personal y una mejor calidad de vida. Al desarrollar y poner en práctica las competencias de inteligencia emocional, el líder puede pasar de cegarse en sus preocupaciones a ser consciente de las mismas. Esta nueva forma de pensar en los problemas se extenderá por la organización en forma de una nueva cultura. Cuando un líder desarrolla y aplica sus competencias de inteligencia emocional, la empatía y la consciencia organizacional le dan herramientas para transformar la cultura. Una en la que todos en la organización entiendan cuál es su responsabilidad en la cadena y cómo sus acciones afectan a los clientes y repercuten en los resultados financieros. Para ayudar a que la cultura cambie, se puede inducir a los empleados a descubrir cuál es su “ideal” de organización. Aquélla a la que estén orgullosos de pertenecer, a la vez que examinan el desempeño real de la compañía en muchos aspectos.

Todos podemos ser líderes

Las organizaciones del futuro no buscan superlíderes en la parte de arriba de la pirámide, sino que intentan desarrollar líderes en todos los niveles de la empresa. O mejor. Que todos los empleados se conviertan en líderes. Una de las armas más poderosas – desarrollada entre otros por Boyatzis – , para lograr transformar a los empleados en líderes se desarrolla a través del “aprendizaje auto-dirigido”, que atraviesa por cinco descubrimientos:

  1. El Yo ideal: qué queremos cada uno de la vida y el trabajo, cuáles son nuestras aspiraciones. A medida que cada persona re-descubre su pasión en el trabajo, experimenta una energía renovada que le motiva para cambiar su estilo de liderazgo.
  2. Consciencia del Yo real: a partir del feedback 360º sobre sus competencias de inteligencia emocional, cada uno construye un Balance Personal de sus fortalezas y debilidades y su distancia con el punto crítico de eficacia.  El 360º sirve como punto de partida, pero el proceso más en profundidad se da a partir del uso de herramientas como el mindfulness o otras que permitan ver de verdad lo que hay en nuestro interior, y así aumentar nuestro selfawareness.
  3. Con ayuda de un coach, convierten este balance en un plan de desarrollo como líderes.
  4. De esta forma, cada uno convierte su día a día en un plan personalizado de experimentación en su trabajo y cada uno con su propio estilo.
  5. El desarrollo de relaciones de confianza con otra gente en el trabajo, y la creación de entornos donde haya cierta seguridad psicológica, anima también a la gente a continuar con el proceso. El coach ayuda a trabajar en los objetivos profesionales a través de experiencias del día a día en el trabajo y fuera de él, y a anticipar las barreras.

Crear una cultura apasionante

Durante la aplicación de un programa de estas características, integrantes de la organización –como pueden ser operarios de fábrica, transportistas o responsables de atención al cliente- se reunen para discutir sobre problemas reales que afectan a su trabajo diario y al servicio que finalmente se da al cliente.  Analizando de una manera constructiva los errores podemos también acelerar el aprendizaje colectivo. Y eso redunda en mejores resultados para la empresa. En un entorno donde la gente puede tener en su mano el aprendizaje, y además ayudar a lograr que las cosas mejoren, se comienza a crear una dinámica apasionante…y positiva¡¡¡ La construcción de una organización emocionalmente inteligente es un imperativo para el liderazgo. El proceso de transformación es individual y colectivo. Las personas se desarrollan como líderes, se solucionan problemas reales y se construye una nueva cultura para la organización. Una basada en relaciones de confianza entre los equipos de distintos departamentos. Otros posts de interés:

Share

Esta entrada fue publicada en Liderazgo Positivo, Personas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CONSTRUIR UNA ORGANIZACIÓN EMOCIONALMENTE INTELIGENTE

  1. Pingback: Emociones, Clima Laboral y Felicidad | José Luis Guillén

Los comentarios están cerrados.