CÓMO MATAR EL SIGNIFICADO EN EL TRABAJO

Un elemento crítico para lograr una motivación alta de los trabajadores es el significado que éstos encuentran en el trabajo, en aquéllo que hacen. Lograr que encuentren significado empieza por definir un propósito adecuado, ayudarles a ver la importancia de su trabajo para otros, y la comunicación adecuada de estos elementos.

Acciones que a diario logran sacar lo peor de los empleados

Todos los que tenemos gente trabajando con nosotros podemos afectar de manera relevante al significado que encuentran esas personas en su trabajo.  Simplemente mediante nuestros actos y nuestras palabras podemos afectar de una manera positiva o negativa. Si por ejemplo no prestamos atención a las ideas de nuestros colegas sobre una posible solución a un problema, si no les permitimos una cierta sensación de propiedad sobre aquello que hacen, por ejemplo, cambiándoles continuamente de proyecto, o no les mantenemos al día de cambios importantes en la estrategia o forma de actuar que pueden afectar a su trabajo, estaremos fomentando efectos muy negativos sobre la motivación de las personas. Así lo muestra la profesora Amabile, de la Harvard Business School, en varios de sus trabajos.

Acciones y comportamientos a tener en cuenta

Hay algunos comportamientos y acciones que es necesario que considere para lograr mantener esa llama del significado viva dentro de cada empleado:

1.- No dé por supuesto que con las comunicaciones oficiales ya es suficiente: Si gestiona un equipo es necesario ayudar a que los empleados vivan en su día a día ese significado, repitiendo por ejemplo la importancia de lo que hacen o conectando su trabajo con un fin superior

2.- Busque la coherencia: Puede que la empresa – y usted mismo – diga en voz alta las cosas que dice creer, pero si, como dicen los americanos, no “camina lo que habla” o si sus actos o decisiones no están alineadas con el propósito de la empresa, logrará que la gente se desconecte rápidamente.

3.-  Evite la trampa de la mediocridad: Muchas empresas tienen entre sus valores la búsqueda de la excelencia pero en su día a día, sin embargo, muchas de sus decisiones son tomadas sin transparencia – por ejemplo a la hora de reclutar o evaluar gente – .

4.- No empiece muchas cosas que luego no vaya a concluir: Recuerde: Menos es más. En multitud de ocasiones las empresas empiezan proyectos que no concluyen o varían de manera continua, con efectos increíbles sobre los equipos: pierden capacidad de foco, autonomía. Acaban cuestionando de manera importante para qué sirven las iniciativas propuestas o perdiendo la fe en la empresa y en su superiores,  sobre todo en que su trabajo llegue a buen puerto.

5.- Evite la Política…….si puede:  Es necesario negociar, llegar a acuerdos. Ahora bien, cuando muchas decisiones se toman basadas en criterios subjetivos o en función de quién esté involucrado o de cómo éste se sepa mover, los directivos y empleados pueden desconectarse emocionalmente de su trabajo y perder el significado.  Y no sólo eso, sino que se promoverán comportamientos que utilicen cualquier artimaña para conseguir sus fines.

Recuerde, el significado redunda en una mayor conexión con la empresa y en una mayor motivación. Pero, muchas veces, lo acabamos matando sin ni siquiera darnos cuenta. ¡¡Y luego nos preguntamos qué pasa¡¡¡

 Leer también:

 

Share

Esta entrada fue publicada en Liderazgo Positivo, Personas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario