5 RECETAS PARA ACTUAR CONFORME A NUESTROS VALORES

Artículo publicado en el Blog del IESE por José Luis Guillén (Why Good People Do Bad Things and What We Can Do About It)

La gente en general quiere comportarse de forma ética. Sin embargo, cuando llega el momento concreto, existen condicionamientos que debilitan la perspectiva ética de las personas y hacen que actúen de forma contraria a la ética. La buena noticia es que podemos luchar contra estas fuerzas y superarlas. Como individuos, hay algunas recetas que pueden aplicarse:

1. Aumentar la consciencia ética: ¿Hemos integrado la dimensión ética en nuestros procesos de toma de decisiones? ¿Podemos enfrentarnos a situaciones de índole ético con un marco sólido?

2. Autoconocimiento y autoconsciencia: Tal como Bill George –antiguo CEO de Medtronic y profesor de la Harvard Business School- afirmó, necesitamos “pelar la cebolla” y conseguir un mejor entendimiento de nosotros mismos. ¿Cuáles son nuestros valores y creencias? ¿Cuál es nuestro auténtico propósito y cuáles son nuestras motivaciones, tanto intrínsecas como extrínsecas? ¿Cuáles son nuestros particulares puntos ciegos y debilidades?¿Qué creencias indiscutidas pueden distorsionar nuestro pensamiento y cómo reaccionamos en situaciones de estrés? Necesitamos entender las respuestas a estas preguntas y ser capaces de enfrentarnos a dilemas éticos.

3. Elevar nuestros niveles de consciencia: Tal como hemos visto en otro post [link al primer post] , muchas de las situaciones difíciles que encontramos pueden provenir de comportamientos automáticos o de la falta de atención debido al estrés u otros factores. Elevar nuestros niveles de consciencia y gestionar el estrés nos ayudará a afrontar las situaciones éticas de mejor manera. Bill George también menciona algunas prácticas como el mindfulness como forma de incrementar nuestros niveles de consciencia y autoconocimiento.

4. Ganar perspectiva: Necesitamos obtener una mejor visión de las situaciones y tener el tiempo, los imputs y el espacio de reflexión [reflection space] para percibir las cosas de una mejor forma, tratando de encontrar siempre la verdad y evitando justificaciones mentales –conscientes o inconscientes-. ¿Tenemos toda la información sobre nuestras potenciales decisiones? ¿Podemos conseguir una mejor perspectiva simplemente hablando con un mentor o con otras personas de forma libre, sin juzgar? ¿Tenemos tiempo para decidir? ¿Podemos encontrar espacio de reflexión? Las mismas cosas pueden parecer totalmente diferentes si se es capaz de de conseguir un nuevo entendimiento.

5. Entender las complejidades del mundo empresarial: Tomar decisones en organizaciones complejas puede involucrar –como todos sabemos- no sólo nuestro propio terreno, sino el de muchos otros. Necesitamos entender el contexto, la gente clave involucrada, cuáles son sus principales objetivos, y estar preparados para los retos o afrontar dilemas de fidelidad –si actúas como si no fueras leal-. El tiempo y la preparación son clave bajo estas circunstancias.

Por tanto, ¿somos realmente libres para decidir?

Muchos dirían entonces que si, debido a que en algunas ocasiones podemos actuar de forma inconsciente o con una menor perspectiva ética, podemos no ser considerados responsables de algunos comportamientos. Este razonamiento es erróneo: somos libres de actuar y, por tanto, estos potenciales problemas no deberían usarse como excusas para un comportamiento contrario a la ética.

Lo que debemos entender, sin embargo, es que es posible que tengamos que afrontar retos inesperados y debemos estar preparados para estar por encima de ellos y llegar a estos retos bien equipados, sabiendo qué herramientas y técnicas pueden ayudarnos actuar con nuestros valores como guía.

Lo bueno de esta mezcla de materias es que, por un lado, ahora podemos aprender mecanismos que pueden estar en juego cuando afrontamos decisiones éticas. Por otro lado, un acercamiento interdisciplinar nos permite encontrar más herramientas para resolver estos asuntos de la manera adecuada.

 

Share

Esta entrada fue publicada en Ética y Empresa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.